13 de Diciembre de 2019| Última actualización 05:14 GMT

Bolivia precisa vinculación de esfuerzos para reactivar sectores productivos

Ramiro Monje Calderón | 03 Noviembre del 2011

Lamentablemente, estos últimos años han sido los más difíciles para la producción en Bolivia. En este primer semestre del 2011, hemos observado una caída del 40% en los volúmenes de exportación de productos no tradicionales, mientras que entre 2009 y 2010, las superficies cultivadas se redujeron en un 8%. Esto quiere decir, que cada vez producimos menos y esto tiene un costo social muy elevado, puesto que esta caída nos indica que se están cerrando las posibilidades para crear mayor cantidad de empleos.

Los adversos efectos climáticos y las erradas medidas  de carácter restrictivas hacia el sector, han frenado el crecimiento sostenido de las exportaciones no tradicionales en Santa Cruz, la despensa alimentaria del país, incidiendo en el desabastecimiento de productos, que esta tierra tan fértil es capaz de producir para el país y el mundo.

Actualmente, están prohibidos exportarse el maíz, el sorgo, el arroz, el azúcar, la carne de res, carne de pollo y trigo bajo el argumento de garantizar la provisión de estos productos para el mercado interno. Sin embargo, estas medidas en lugar de resolver la situación inicial han incidido en su agudización, puesto que estas barreras no permiten desarrollar el potencial agropecuario para la producción de mayores excedentes. 

Bolivia tiene la capacidad para abastecer alimentos de manera soberana y a la vez ser proveedora del mundo. Por ello, urge que se comiencen a tomar acciones concretas como la disposición de recursos económicos para el financiamiento a los productores a través de créditos, tomando en cuenta el principal incentivo para la producción, que es la existencia de mercados a donde se puedan comercializar la producción.

Si el productor sabe que no va a poder vender sus excedentes y quedará con sus productos almacenados en un silo hasta malograrse, difícilmente se animará a arriesgarse a obtener un crédito. Por ello, es urgente la solución de los problemas productivos en el país y como primera señal se deben liberar las restricciones a las exportaciones.

Más allá de las intenciones que puedan tener las restricciones a las exportaciones y la fijación de las franjas de precios, este ha sido un camino errado que ha atentado en contra de la misma soberanía alimentaria. Estas medidas, hasta el momento solo han  logrado disminuir la producción y desincentivar la inversión, lo que nos lleva a una situación aún peor a la inicial, cuando Bolivia aún era autosuficiente en la producción de alimentos.

Hoy, más que nunca, es necesaria la vinculación de los esfuerzos públicos y privados, en todos sus niveles, para reactivar la producción en Bolivia. Como Cámara, en representación de los exportadores, en este último año y como siempre, hemos dispuesto de toda nuestra capacidad para concertar y proponer soluciones que logren destrabar esta situación.

Es urgente que la vinculación de los esfuerzos públicos y privados para la reactivación de la producción, pase del discurso a la acción, acompañando estas expresiones de voluntad con la liberación de las exportaciones.

Para garantizar precios justos para los productores y consumidores en el mercado, es necesario establecer un comercio libre, regidos por la oferta y la demanda, sin intervenir en estas fuerzas, puesto que la intervención ocasiona las distorsiones que vemos hasta la fecha.

Por otra parte, los productores precisan de facilidades de acceso para el financiamiento para maquinarias, tecnología y tierra; lo cual deberá ir acompañado políticas integrales de incentivo a través de la promoción de las exportaciones, la apertura y mantenimiento de mercados.

Es hora de trabajar juntos, para lograr mayores exportaciones, mayor producción y mayores empleos. Nuestro compromiso, está  presente para participar activamente en todas las acciones que estén destinadas a la reactivación del aparato productivo del país, como lo hemos hecho activamente durante nuestros 25 años de historia institucional.

Ramiro Monje Calderón, Presidente Cámara de Exportadores de Santa Cruz, Bolivia

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar