13 de Diciembre de 2019| Última actualización 05:13 GMT

Dicotómico desarrollo infraestructural viario mundial Occidente-Lejano Oriente

Alberto Ruibal H. | 16 Agosto del 2012

El siglo XXI ha evidenciado la presencia en numerosos sectores socio-económico-ambientalistas de la esfera mundial, al conglomerado de naciones que conforman esta geo-región. China con Taiwán, Hong Kong y Macao, Japón, ambas Coreas y Mongolia. Ellas abarcan un inmenso espacio que involucra una vasta área territorial estimada en 11.7 millones de km2, que alberga un estimado de 1.750 millones de habitantes (25% mundial). Lejano Oriente, en general y China en particular, ya ocupan el ápice de la pirámide mundial en transporte, mostrando nítidamente que el péndulo del desarrollo ha superado largamente a occidente. Las mallas de las redes de los varios modos y combinaciones modales suman cientos de miles de kilómetros y Beijing, Shanghai, Guangzhiu, Hong Kong, Kaohsiung, Busan, Seul, Tokio, Yokohama, Kobe y Kioto, surgen como plataformas logísticas, en muchos de ellos, como nodos plurimodales ferro-auto-fluvio-océano-aeroviarios.

Destaca, dentro el conglomerado lejano oriental como la joya de la corona, China (RPC) involucrando a Hong Kong y Macau (estatus especiales hasta 2050) y Taiwán (creciente vinculación político comercial desde 2010) que la considera como parte integrante y en la ONU como Provincia de la RPC. En los 12 años transcurridos de este siglo, los avances de China en todos los sectores de la actividad humana, han sido espectaculares, las estadísticas mundiales (2010-2011) de la ONU y otras fuentes especializadas, lo avalan y corroboran.

Este país destina cerca al 10% del PIB a inversiones en infraestructura, dentro de la cual la viaria representa una importante proporción. En infraestructura viaria, ferro-auto-fluvio-océano-aeroviaria, portuaria -marítima y fluvial- y aeroportuaria, ya ocupa los primeros lugares mundiales.

Ocurre un grave impacto ambiental causado por el masivo desarrollo infraestructural, que se ve paulatinamente mitigado por el creciente uso de trenes y vehículos eléctricos y de gas para industrias y doméstico, con la construcción de mega gasoductos.

Las ferrovías totalizan 91.000 km, en tres trocales principales con trenes a 350 km/h y 6 troncales con trenes a 200 km/h (suman 7.500 km). 

El Sistema Nacional de Autorutas Trocales totaliza 85.000 km, 12 de ellas de alto estándar (5 longitudinales y 7 latitudinales), con un 70% de vías expresas. Hay 7 vías expresas principales que sirven a las diversas regiones y provincias.

La malla de redes fluviales navegables suma 123.000 km, con 5 ejes principales, norte-sur el Gran Canal Beijing hasta Hangzhou (1.794 km, la más grande fluviovía construida del mundo), y este-oeste los ríos Amarillo (mayor volumen mundial de arena, con 5.460 km, tercero mundial después del Amazonas y Nilo), Yangtze (alberga a Nanjing principal puerto fluvial de China y la represa de las Tres Gargantas, la más grande del mundo), Perla (alberga a Guangzhou, Shenzhen y Hong Kong, puertos en su enorme delta), Qinhuai, Xijiang (afluente del Perla en su delta), así como el Amour (parte frontera China-Rusia) y Songhua. China posee el mayor conglomerado de represas del mundo (25.800, con una potencia de 380.000 MW como meta para el 2020).

En un inmenso litoral de 18.400 km, las 12 provincias costeras e interiores albergan 2.000 puertos marítimos y fluvio-marítimos (130 abiertos a navíos extranjeros), en que se manipulan graneles (importaciones de carbón, mineral de hierro y granos), y contenedores. Esta red portuaria permite un intenso tráfico de cabotaje marítimo y fluvio-marítimo. Muelles con caldo profundo tienen los puertos de Dalian, Tianjin, Qingdao, Shanghai (2011, primero mundial con 30 millones de TEU manipulados el 2011), Ningbo, Xiamen y Shenzhen.

En el país operan 500 aeropuertos, teniendo como principales nodos aéreos internacionales, Beijing, Shanghai y Guangzhou. El nuevo aeropuerto de Beijing Daxing (a entrar en servicio en 2017), servirá a Beijing, Tanjin y Hebei, será el primero del mundo (9 pistas, 2.680 has), con 150 M de pasajeros y tren expreso al centro en 20 minutos (30 km).

Implicancias logísticas para la integración de Suramérica e interconexión viaria con Perú

A futuro, mundialmente, solo han de prosperar las mega unidades geopolítico-económicas (China, India, Rusia, UE y EUA). Suramérica solo integrada podrá estar en condiciones de competir, Perú ha de alinearse a este contexto y el caso de Lejano Oriente y especialmente China obliga a ello. En el subcontinente están dadas las condiciones para alcanzar niveles de competitividad mundiales. Suramérica, con sus doce naciones y un territorio colonial de ultramar, abarca un territorio de 17.8 millones de km2, con 385 millones de habitantes (5,5% mundial), alberga el 27% del agua dulce del planeta y es primer productor/exportador mundial de alimentos (soya, espárragos, pescados y mariscos, carne bovina y avícola, café, etc.), minerales (plata, cobre, plomo, zinc, estaño, molibdeno, vanadio, yodo, litio, oro 4° mundial, etc.) e importante productor industrial en aeronáutica (Embraer de Brasil en São José dos Campos y Fábrica Militar de Aviones de Argentina en Córdoba).

Es de capital importancia que Suramérica potencie sus ventajas comparativas (mayoritaria topografía plana, trioceaneidad, potencial fluvial-108 000 km navegables el mayor del mundo, unida al resto de América por Panamá, Megapuertos naturales en el Pacífico Puerto. Mutis, Bayóvar, San Juan, Mejillones) y optimice sus ventajas competitivas (rutas marítimas directas a ultramar, conectividad aérea global mundial, potenciales plataformas logísticas en nodos viarios plurimodales, corredores interoceánicos Atlántico-Pacífico, corredores transoceánicos con África Austral y Asia Nororiental, proceso integracionista viarios IIRSA y económico-político UNASUR) desarrollando una malla con sus redes ferro-auto-fluvio-océano-aeroviaria-portuaria fluvial y oceánica, y plataformas logísticas, en la Red Viaria Intermodal de Transporte de Suramérica (REVITSA). Esta ha de cruzar el subcontinente longitudinalmente norte-sur, de Atlántico Norte (Caribe) a Atlántico Sur, de Atlántico; y latitudinalmente este-oeste de Atlántico al Pacífico. Estas han de estar interconectadas en interfases de nodos pluriviarios en las que se establezcan Megazonas de Actividad Logística (ZAL) con Centros de Consolidación y Transferencia de Carga (CECOTRACA), estratégicamente geolocalizados en el norte (Barranquilla), sur (Buenos Aires-Montevideo), este (Belém do Pará, Marabá, Sepetiba, Santos, Paranaguá), oeste (Puerto Mutis, Bayóvar, Isla San Lorenzo, Mejillones, Valparaíso /San  Antonio, Puertos Bahía Concepción) y centro (Manaus, Porto Velho, Puerto Villarroel, Corrientes /Resistencia, Três Lagoas).



Por Alberto Ruibal H. Doctor (PhD) en Logística Comercial Internacional, Magíster (MSc) en Economía Internacional e Ingeniero Agrónomo. Autor de diez libros seis otros a publicarse (2012-2013) y artículos en publicaciones especializadas. Nacido en Lima, Perú.

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar