18 de Noviembre de 2019| Última actualización 21:15 GMT

Ecuador: Los problemas del Carchi son los problemas nacionales

Luis Luna Osorio | 01 Octubre del 2015

El Ecuador sufre un grave problema económico que se puede transformar en crisis nacional en poco tiempo. Ese problema es de mucha mayor importancia en la provincia del Carchi, que sufre los efectos de la fuerte reducción no prevista del precio del petróleo, el fortalecimiento del dólar en el mercado internacional, la considerable devaluación del peso colombiano, la incidencia de los impuestos sobre una serie de mercaderías y la vigencia de las salvaguardias arancelarias.

 

Ello motivó a que el Prefecto provincial, los asambleístas, las autoridades provinciales del gobierno central, todos los alcaldes cantonales, y más de 400 representantes de las fuerzas vivas de Tulcán y la provincia, todos unidos por primera vez en muchos años, hayan discutido hace poco, abiertamente, los problemas provinciales y resuelto enviar al Presidente de la República un pliego de peticiones consensuado e importante, fijando un plazo para obtener respuesta.

 

El Presidente apenas se ha dado por enterado y ha decidido, por medio del Ministro de Comercio Exterior, anunciar que al Cantón Tulcán se le dará la calidad de “zona deprimida”, para asignarle algunos beneficios tributarios que constan en el Código de la Producción, diseñados para “nuevas inversiones”, no las vigentes. Al parecer, incluso se ha molestado con sus representantes en la provincia del Carchi y con las autoridades de los gobiernos autónomos, por haberle solicitado decisiones prontas y efectivas para un problema actual, cierto y creciente.

 

Los problemas de la provincia del Carchi no son problemas locales, son graves problemas nacionales, que deberían merecer la atención inmediata y efectiva del Presidente. Para empezar, la provincia tiene solo tres sectores económicos importantes, el comercial, el de transporte por carretera y el agropecuario. Los dos primeros tienen vinculación directa con la actividad económica nacional, porque conectan al Ecuador con Colombia y su paralización puede afectar al país en general y no solo a la provincia; por supuesto, también tienen repercusión importante en Colombia, porque su funcionamiento impacta positiva o negativamente en el Departamento de Nariño y en el país del norte.

 

Recuerde el gobierno que la provincia canaliza mucha producción industrial ecuatoriana y peruana hacia Colombia y de ese país hacia el sur; que la flota de camiones que opera desde el Carchi es la más grande del país, cuyos propietarios pueden paralizar el transporte nacional si no les satisfacen los resultados de su actividad, ahora casi muerta.

 

Es menester informar al Presidente de la República y sus jóvenes funcionarios que en 1971, cuando hubo un gran paro provincial que duró muchos días y costó varias muertes de parte de la Policía y del pueblo, la decisión final del Presidente de entonces, atendiendo los reclamos carchenses y abandonando su tozudez, se dio en la mayor parte por la firmeza de sus autoridades en el reclamo y por la capacidad combativa del pueblo carchense; pero, también porque el Gobierno de Colombia se vio amenazado por un posible paro solidario del Departamento de Nariño e intercedió ante el Presidente ecuatoriano para que abandone su posición.

 

Con esos antecedentes, incorporo en este Boletín, resumidas, algunas propuestas presentadas por el Asambleísta René Yandún Pozo a la Asamblea provincial que se efectuó en Tulcán y que ya reseñé, porque ellas no solo se refieren a soluciones parche o que van a tardar en ejecutarse, sino medidas de corto, mediano y largo plazo que harían que la Provincia se desarrolle con dinamismo:

 

Uno, aplicación de la canasta básica fronteriza, para pequeños comerciantes; dos, exención del pago del impuesto a la renta 2015 para los contribuyentes 2014 de la provincia del Carchi; tres, ejecución de una política de desarrollo agropecuario provincial a largo plazo, especialmente para la producción de papa y leche; cuatro, creación de la Zona Especial de Desarrollo Económico de Tulcán (ZEDET); cinco, aprobación de un sistema de incentivos para las empresas de transporte de carga del Carchi; seis, terminación de la carretera panamericana Riobamba – Rumichaca; siete, gestión ante el gobierno colombiano para que amplíe la vía Panamericana Pasto – Rumichaca, en especial el tramo Ipiales – Rumichaca.

 

Autorización, a los pequeños comerciantes de la ciudad de Tulcán, para importar individualmente desde Colombia, sin los trámites contemplados en el Código Orgánico de la Producción, Comercio e Inversiones (COPCI), hasta dos mil dólares mensuales.- Desde 1992, las importaciones originarias y procedentes del Ecuador o Colombia y dirigidas al otro país, no pagan impuestos ni tienen restricciones, pero deben cumplir con los procedimientos y efectuar los trámites que cada país exige. Sin embargo, los comerciantes de la provincia, han operado desde siempre sin cumplir con esos procedimientos y trámites, y pagar el IVA o el ICE, aparentemente porque efectuar esos pagos les obligaría a subir los precios y perderían mercado. Argumentan que se basan en las normas de la ALALC que rigen el comercio fronterizo.

 

El incumplimiento, en los últimos meses, ha producido incautaciones de mercadería por parte de los fedatarios del SRI, debido a que quienes compran pequeños lotes de mercadería en Colombia, no pueden cumplir con la identificación del importador o distribuidor en cada producto, el registro sanitario ecuatoriano, y otras exigencias. El comercio de Tulcán y el Carchi se mueve en condiciones muy diferentes a las del resto de ciudades del país y en ciertos aspectos, debe tener un tratamiento especial.

 

La Prefectura del Carchi, la Cámara de Comercio de Tulcán y el SRI han capacitado a los pequeños comerciantes tulcaneños en las normas tributarias y de otra índole comercial; por lo que ellos aceptan volverse formales, pero demandan la autorización gubernamental para  ingresar desde Colombia, bienes hasta por seis salarios básicos unificados, equivalentes a 2.124 dólares mensuales, bajo un régimen de excepción ágil y expedito, De otro lado, por lo menos por un tiempo razonable, esperan recibir exoneración del pago del IVA y del ICE; proponiendo pagar una pequeña tarifa fija mensual. Este pedido es muy razonable. El gobierno debería ser flexible y atenderlo, lo que inclusive facilitaría regular la situación de muchos contribuyentes potenciales y conocer el monto de sus operaciones y el de sus clientes.

 

Exención del pago del impuesto a la renta para los contribuyentes 2014 de la provincia del Carchi. Las declaraciones carchenses del impuesto a la renta por el  año 2015 no registrarán utilidades y serán muy desfavorables frente a las realizadas en el 2014. Con esos antecedentes, el gobierno debe exonerar del pago del anticipo y del pago del impuesto a la renta del año 2015, a todos los contribuyentes de la provincia en el año 2014. El aporte del Carchi al impuesto a la renta fue del 1,3% de la recaudación nacional del 2014 y no afecta al fisco.

 

Ejecución de una política de desarrollo rural provincial a largo plazo, especialmente para la mayor y mejor producción de papa, leche, quinua, café y fréjol.- El gobierno debe elaborar un plan de desarrollo rural del Carchi a largo plazo, poniendo énfasis especial en mejorar la producción y la productividad de papa, leche, quinua, fréjol, café y otros productos de especial interés. Para el mejoramiento de esa producción es fundamental el apoyo del INIAP con la distribución de semillas certificadas, del MAGAP con la capacitación a los productores, del Banco estatal Banecuador con especiales condiciones de crédito.

 

Debería comenzarse por la generación de agroindustrias, aprovechando los diversos productos agropecuarios, para luego impulsar industrias con mayor valor agregado. Además, es necesario que el Carchi participe del cambio de la matriz productiva nacional, haciendo posible que se industrialice y desarrolle dinámicamente en la prestación de servicios modernos para el comercio exterior.

 

En la producción de servicios, una acción inmediata debe ser el mejoramiento de las condiciones en las que opera el transporte pesado carretero; otra, es el desarrollo de las actividades complementarias a ese transporte; una tercera prioridad es crear condiciones para que el turismo binacional conozca las bellezas naturales y creadas, dando trabajo a las empresas de transporte de personas.

 

Creación de la Zona Especial de Desarrollo Económico de Tulcán (ZEDET).- Las zonas económicas especiales han demostrado ser un modelo económico exitoso en varios países. Colombia, al finalizar el año 2010 contaba con 79 zonas francas, 32 multipropósito y 47 uniempresariales; además, tenía en trámite otras 17 zonas. Una de esas zonas es Alimentos Nariño, en Ipiales, Colombia.

 

Sería muy conveniente la creación de una zona especial de desarrollo económico en la frontera con Colombia, que cumpla un papel similar al de las zonas francas del norte de México, cerca de Estados Unidos, que han permitido a esa región fronteriza una enorme transformación con proyecciones hacia todo el país.

 

La creación de la Zona Especial de Desarrollo de Tulcán (ZEDET), según el artículo 38 del COPCI, requiere de la autorización del Consejo Sectorial de la Producción. La Ministra Nataly Cely, en la Agenda Productiva para el Ecuador 2010 – 2013, dijo que crearía 5 ZEDE. En una reunión pública en la Gobernación del Carchi, ofreció que una estaría en Tulcán.  Igual ofrecimiento hizo el Ministro Ramiro González, y al parecer, hay los estudios en el Ministerio de la Producción.

 

La creación de la ZEDET permitirá cambiar la actual situación socio – económica del cantón Tulcán y la provincia. Esa Zona cumpliría con las exigencias del artículo 35 del COPCI, porque el área donde operaría tiene muy poca incidencia de problemas ambientales; su potencialidad, derivada de la cercanía a la frontera, es muy grande; cuenta con excelente infraestructura vial, mejorada cuando se termine la vía Rumichaca – Quito, el año próximo; podrá transportar vía aérea lo que requiera ese tipo de transporte, gracias a que se cuenta con un excelente aeropuerto; dispondrá de todos los servicios básicos, en especial de energía hidroeléctrica barata, resultante del cambio de la matriz energética en el país; contará con el mercado colombiano sin impuestos ni restricciones no arancelarias y por medio de ese mercado, tendrá la posibilidad de acceder a otros mercados.

 

La ZEDET requiere autorización para funcionar, de conformidad con lo dispuesto en los literales b) y c) del artículo 36 del COPCI. De acuerdo con el literal b), para ejecutar operaciones de diversificación industrial. En aplicación del literal c), para desarrollar servicios logísticos y manejo de puertos secos o terminales interiores de carga, coordinación de operaciones de distribución nacional o internacional de mercancías; reparación de vehículos de transporte.

 

Será necesario definir los incentivos que se otorgarán a las inversiones que se ubiquen en la ZEDET. Es clave la definición del tratamiento a la inversión extranjera en esa zona. Si los incentivos son atractivos, seguramente habrá una significativa corriente de inversores colombianos interesados en aprovechar el mercado colombiano o el de los países socios en acuerdos comerciales.

 

Es necesaria la designación del organismo administrador de la ZEDET, según lo dispone el Art. 41 del COPCI. Si se conforma una empresa mixta, hay que saber que quienes dirigirán la empresa son autoridades estatales, como el Prefecto o el Alcalde; y, si se conforma una sociedad anónima, el capital deberá conformarse con acciones. En el Estatuto debería constar que la Gerencia General debe ser ocupada por un profesional honesto y experto en la administración de esas zonas.

 

El área en la que se instalaría la ZEDET debería estar ubicada cerca del Puente Internacional de Rumichaca, sobre la carretera Panamericana, en la cercanía del aeropuerto tulcaneño y con las seguridades necesarias. Hay que considerar la fijación de los requisitos generales y específicos a que se refiere el artículo 39 del COPCI, para que un producto transformado, elaborado o reparado dentro de la ZEDET pueda ser nacionalizado, con pago total o parcial de aranceles.

 

Algunos de los proyectos que se ejecuten en la ZEDET serán demandantes de productos agrícolas de la provincia, con lo cual se activará en forma importante el sector agropecuario carchense. Habrá un incremento de la utilización de mano de obra especializada de la provincia y especialmente de Tulcán. La ZEDET significará desarrollos tecnológicos importantes y transferencia de tecnología desde las empresas que se ubiquen en la zona hacia sus trabajadores. La provincia del Carchi y Tulcán se convertirán en centros de producción y no solamente en sitios de paso para las mercaderías. El comercio entre el Ecuador y Colombia se acelerará y aportará un dinamismo mayor al Ecuador, lo que es interesante para reducir el déficit nacional de la balanza comercial binacional.

 

Aprobación de un sistema de incentivos a las empresas de transporte de carga del Carchi.- El transporte mayoritario de carga entre Ecuador y Colombia se realiza principalmente por el puente de Rumichaca; pero, las cargas ecuatorianas se desembarcan en Ipiales y las colombianas en Tulcán, generando encarecimiento del transporte, pero empleo para mucha gente que interviene en labores complementarias al transporte y no quiere perder sus plazas de trabajo.

 

La crisis económica incide sobre las empresas de transporte de carga desde y hacia Rumichaca; por tanto, es necesaria una política que les apoye, porque ahora se encuentran paralizadas o semi – paralizadas. Una decisión gubernamental debería ser la de facilitar que los transportistas formen empresas societarias. Un estímulo podría estar dado por la exención de los impuestos sobre la importación de los camiones y los repuestos principales, y del impuesto sobre la renta por 10 años. Otro estímulo podría ser el crédito estatal a largo plazo (10 años) en condiciones favorables. Un tercer estímulo podría consistir en un servicio de seguros para los conductores y los vehículos con tarifas especiales. También podría ser la capacitación constante en mecánica y administración de empresas, para alcanzar competitividad con las empresas de Colombia.

 

Es necesario convencer a los transportistas de la provincia del Carchi, con respecto a que las urgencias de los empresarios del comercio internacional, de llevar sus productos a todas partes del continente, tarde o temprano obligarán a poner en funcionamiento el transporte internacional sudamericano por la vía más idónea y que esta puede ser la marítima, o la terrestre por otras vías que no sean la carretera Panamericana, con lo cual las empresas de transporte de Tulcán se quedarían sin actividad o la verían sustancialmente disminuida.

 

Finalmente, todos los requerimientos contenidos en este documento necesitan de la decisión política del gobierno nacional, para resolver pronto y de la mejor manera los problemas; pues, debe estar consciente de que la Provincia del Carchi supervive en un ambiente complejo, por su vecindad con Colombia. De otra manera, las tensiones sociales pueden llegar a situaciones extremas, como las que se han dado en otras oportunidades, haciendo que explote la disconformidad.

 

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar