20 de Noviembre de 2019| Última actualización 11:23 GMT

Empresas con alta representación femenina en cargos directivos registran mayores tasas de rentabilidad

OIT: “La igualdad es buen negocio”

LRM - Editor | 20 Enero del 2015
Mujeres-jefa-mujer-lider-poder-mujer

Autor imagen: Internet - Archivo

La mayor participación de las mujeres en los mercados laborales fue el principal motor de crecimiento y competitividad global en los últimos años, destacó la directora de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Deborah France-Massin.

 

“Cada vez más estudios evidencian la relación positiva entre la participación de las mujeres en los equipos de toma de decisiones y el desempeño de los negocios”, expresó France-Massin.

 

Según el informe “La mujer en la gestión empresarial” de la OIT, las empresas con una alta representación femenina en sus grupos directivos, registraron en los últimos cinco años tasas de rentabilidad sobre el capital invertido un 26% superior comparado con las demás.

 

Las empresas que promueven el acceso de la mujer a los cargos directivos suelen ser las que invierten más en investigación, innovación y tecnología, precisó la OIT.

 

Y si bien en los últimos 20 años se observó un incremento en el número de mujeres en los cargos directivos, sobre todo los de personal medio y superior, France-Massin subrayó que “aún queda mucho camino para alcanzar una verdadera igualdad de género en los lugares de trabajo, sobre todo cuando se trata de los altos puestos”.

 

La mujer ocupa un 5% de los cargos gerenciales y continúa “subrepresentada” en las esferas directivas, por lo tanto la OIT instó a incrementar la presencia femenina en ese sentido.

 

Según el informe, ese dato evidencia que cuanto más grande es la empresa, menor es la probabilidad de que sea dirigida por una mujer. En tanto, a nivel mundial solo el 13% de las instancias de decisión están dirigidas por una mujer.

 

El estudio de la OIT reveló, además, que “al ritmo actual [de inclusión de la mujer] tomaría entre 100 y 200 años alcanzar la igualdad de género en la dirección de las compañías”.

 

No obstante, la exclusión de las mujeres de los altos estamentos de decisión empresarial ocurre a pesar de que son ellas quienes poseen y administran el 20% de las empresas, generalmente, micro y pequeñas.

 

Como consecuencia de la “inercia” respecto a la inclusión femenina en el sector, varios países como Noruega optaron por legislar cupos obligatorios de mujeres en las juntas de dirección.

 

Barreras invisibles.-

 

El estudio de la OIT apunta una serie de barreras implícitas para la ascensión de las mujeres en el sector, como por ejemplo que la participación femenina se concentre en ciertos tipos de funciones directivas.

 

Asimismo, el hecho de tener “más responsabilidades familiares que los hombres” y el predominio de la cultura empresarial masculina, son algunos de los obstáculos para el desempeño de la mujer en el ámbito empresarial.

 

Frente a estas situaciones, la OIT alienta a las empresas a aplicar “soluciones flexibles” que faciliten a las mujeres conciliar sus obligaciones profesionales y familiares.

 

Dentro de las propuestas alcanzadas por el informe para incorporar y retener a más mujeres en los puestos directivos, la OIT sugiere ofrecer mayores beneficios relacionados a la protección por maternidad y cuidado de los niños.

 

Para la OIT, es importante combatir los viejos estereotipos de género que “ensombrecen la contribución de las mujeres a los negocios”, y asegura que el equilibrio de género y diversidad en los equipos de gestión en todos los niveles de la jerarquía produce resultados positivos de negocios.

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar