18 de Febrero de 2020| Última actualización 12:26 GMT

Japón y EEUU evitan el choque frontal en las negociaciones comerciales

Marco Trade News | 13 Agosto del 2018
Autos

Autor imagen: Foto cortesía

Si bien no lograr limar las diferencias sobre el sector automotriz y el agrícola, ambas parte evitaron el choque frontal, aceptando el planteo nipón de que imponer aranceles automáticos durante las negociaciones violaría la “confianza mutua”.

La actual etapa de conversaciones comerciales a nivel ministerial entre Japón y EEUU finalizó el pasado viernes, sin lograr superar las diferencias que mantienen sobre el sector automotriz y el agrícola.

La negociación que duró dos días, adquirió ribetes delicados y Tokio advirtió que imponer aranceles automáticos durante las negociaciones violaría la “confianza mutua”. Para evitar la colisión frontal y abrir un nuevo frente de guerra comercial, la delegación estadounidense evitó presionar demasiado a los japoneses y se abstuvo de amenazar con aranceles adicionales.

Teniendo en cuenta que la brecha entre las posiciones de ambos países es considerable,  ambas partes evitaron entrar en aquellos temas que podrían desencadenar una ruptura. Pese a ello, la delegación japonesa solicitó a EEUU que se abstuviera de plantear aranceles adicionales a los automóviles importados, lo que tendría un efecto devastador en los fabricantes de automóviles japoneses. 

La respuesta esperada por los funcionarios japoneses era la peor, vistos los antecedentes que Trump ha establecido en todas sus negociaciones. El marco en el que el magnate neoyorquino había puesto la discusión era preocupante: establecer un “código comercial libre, justo y recíproco” para hacer que Japón importe más productos estadounidenses.

Tokio estaba esperando la reiteración del estilo cerril de Trump ‘take it or leave’, es decir, o aceptas las condiciones de EEUU para un acuerdo bilateral de comercio o aplico aranceles punitivos. Pero los estadounidenses evitaron dar respuesta alguna.

Aunque para algunos hubo cierto alivio por evitar la colisión frontal, no debería olvidarse que Trump enfrenta unas elecciones legislativas de resultado incierto, en noviembre y que, si sortea ese escollo con éxito, retome el camino de una negociación más dura.

Las guerras comerciales en demasiados frentes a la vez podrían dejar en este momento a la administración Trump, “sacudiendo el avispero”, sin producir ningún resultado para mostrar a los votantes antes de las elecciones.

También Abe enfrenta en septiembre elecciones por otro período como líder del gobernante Partido Liberal Democrático y quiere evitar que EEUU demande mayor acceso a los mercados agrícolas japoneses, lo que pondría en cuestión su liderazgo.

Para fines de septiembre está prevista una cumbre de ambos líderes y es probable que entonces se pueda otear cual será el destino futuro de las negociaciones entre ambos países.

Si bien después de las reuniones trascendió que se había “avanzado” en el tema de la tarifa automática, el negociador jefe por Japón, Toshimitsu Motegi señaló que “en términos de asuntos individuales, no había nada que se fuera a decidir” en estas negociaciones.

Japón ha reiterado que favorece los acuerdos multilaterales como la Asociación Transpacífica sobre los acuerdos de doble vía que son los que Trump prefiere, para sacar ventajas. 

“Japón y EEUU acordaron continuar las conversaciones sobre la base de la ‘confianza mutua’”, dos palabras en las que Motegi puso el foco y que la delegación japonesa quiso que se incluyera en el borrador del documento que resume las conversaciones.

La importancia de insertar esa frase para los negociadores japoneses implica mientras se llevan a cabo las negociaciones, no se hace nada que traicione esa confianza, como elevar las tarifas de los automóviles.

Motegi le planteó al representante comercial de EEUU, Robert Lighthizer, que en este momento “no tiene sentido debatir si el formato del acuerdo comercial es un Acuerdo de Libre Comercio o no”, con lo que, según trascendió, los estadounidenses estarían de acuerdo en esta etapa, aunque el “halcón” Lighthizer manifestó al Congreso, hace solo dos semanas que EEUU debería negociar un TLC con Japón.

Japón tiene sólidos argumentos para evitar los aranceles sobre sus coches: las fuertes inversiones de sus automotrices en EEUU; el hecho de que tiene aranceles cero en este sector, y la posibilidad de implementar el acuerdo bilateral automotor que se había alcanzado con EEUU bajo el TPP.

Pero Trump no es propenso a las razones. Sostiene que los aranceles cero encubren medidas no arancelarias diseñadas para excluir los automóviles extranjeros, como normas de seguridad y medioambientales que la industria japonesa respeta.

Fuente: Asian Nikkei Review – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar