15 de Noviembre de 2019| Última actualización 17:32 GMT

La Deuda Pública de EU

Gabriela Siller Pagaza | 10 Octubre del 2013

El viernes 20 de septiembre la Cámara de Representantes (de mayoría republicana) mandó al Senado (de mayoría demócrata) una ley de egresos que pretende financiar las necesidades de la economía estadounidense del 1° de octubre al 15 de diciembre, pero que contempla que los fondos destinados al Obamacare(como se conoce a la reforma de salud del presidente Barack Obama) sean eliminados. Para no poner en riesgo el presupuesto, la Cámara de Representantes votó para rezagar un año la decisión, pero la propuesta fue rechazada por mayoría en el Senado, dificultando aún más el panorama. Si el presupuesto no es aprobado, el gobierno de EU incumpliría con aproximadamente 30% de sus obligaciones antes de iniciar noviembre y los mercados financieros podrían mostrar una reacción similar a la de la quiebra de Lehman Brothers.

Los representantes republicanos se han pronunciado en contra de la reforma a la salud y han declarado que no incrementarán el techo de la deuda, que se estima se alcance a mediados de octubre, a menos que se recorte el gasto público vía la eliminación de los fondos del Obamacare. Sin embargo, Barack Obama ha mencionado que no negociará sobre el techo de la deuda.Estas discusiones políticas han generado nerviosismo en el mercado y seguirá hasta que se llegue a un acuerdo sobre el techo de la deuda.

La deuda pública de Estados Unidos, que se define como el valor total de los títulos emitidos por el Tesoro y que se encuentran en manos de inversionistas y en cuentas de gobierno, ascendió a 16.432 billones de dólares en 2012 y a un 72.6% como porcentaje del PIB. Este porcentaje es el más alto desde la Segunda Guerra Mundial y el doble del que se tenía al finalizar 2007, según la Comisión de Presupuesto del Congreso (CBO) de Estados Unidos.

Por su parte, la deuda federal bruta como porcentaje del PIB, que incluye a la deuda pública y una pequeña porción de instrumentos emitidos por agencias del gobierno de Estados Unidos, fue de 106.53% en 2012 y de acuerdo a pronósticos del FMI al cierre de 2013 podría llegar a108%.

No es sostenible para ningún país en el largo plazo tener un alto endeudamiento y existe evidencia que al alcanzar niveles de deuda superiores a 100% del PIB, disminuye el crecimiento económico yla tasa de creación de empleos, por la presión que ejerce el pago de intereses. Asimismo, la incertidumbre generada al saber los consumidores que tarde o temprano una alta deuda resulta en incrementos de impuestos también desincentiva la creación de empleos, más aun cuando está a votación un programa en el que las empresas con 50 o más empleados deberán otorgarles un paquete de salud. Así, la pobre respuesta del empleo a las inyecciones de la Fed puede deberse en parte a la incertidumbre por la parte fiscal.

Estados Unidos ya tenía un nivel alto de deuda al iniciar la crisis, pero indudablemente la Ley de Estabilización Económica de Emergencia del 2008, en la que se autorizó al entonces Secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, a gastar 700 mil millones de dólares de dinero público para la compra de activos basura, especialmente títulos respaldados por hipotecas, a los bancos nacionales para salvarlos de la quiebra, presionó aún más a las finanzas públicas. En ese momento era la mejor opción, pero en algún momento EU tendrá que aplicar medidas de austeridad, que en corto plazo frenarán el crecimiento económico, pero en el largo plazo darán viabilidad a las operaciones del gobierno de ese país.

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar