21 de Octubre de 2018| Última actualización 20:36 GMT

La producción de petróleo en Venezuela se derrumba: cae otro 2,8 % en enero y bate record de caída

Marco Trade News - Fuente: EFE, PrecioPetróleo.net | 13 Febrero del 2018
Petroleo

Autor imagen: Internet

Las extracciones de petróleo en Venezuela cayeron el pasado mes de enero un 2,8 % respecto al mes anterior y se situaron en 1,6 millones de barriles diarios, según los datos de fuentes secundarias recogidas en el informe sobre la situación del mercado del crudo publicado este lunes por la OPEP.

 

La profunda crisis económica y política del país también se refleja en la producción de crudo venezolano que se derrumba, alcanzando sus niveles más bajos en casi 30 años. Si se exceptúan algunos meses de los años 2002-2003, cuando una huelga en la petrolera estatal PDVSA, hundió el bombeo por debajo de los 100.000 barriles diarios, esta radical caída de extracciones de Venezuela bate records históricos. La producción en 2013 rondaba los 3,03 millones de barriles diarios, según Bloomberg.

 

De acuerdo con esos cálculos, usados por OPEP para controlar la producción de sus miembros, el bombeo del país sudamericano cayó en 47.000 barriles diarios, la mayor bajada en todos los 14 socios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Para la propaganda oficial del régimen de Maduro, en cambio, en enero la producción habría subido un 9 %, colocándose en los 1,7 mbd.

 

En cualquier caso, la producción de crudo en Venezuela está en sus niveles más bajos desde hace 28 años, con la excepción de la radical caída de extracciones experimentada durante varios meses en 2002 y 2003, Según los datos de fuentes secundarias actualizados en el nuevo informe de la OPEP, Venezuela extrajo en 2017 una media diaria de 1,9 millones de barriles, un 11 % menos que el promedio del año anterior.

 

La grave crisis económica de Venezuela se ha dejado sentir también en PDVSA, que ha sido declarada en "default" o suspensión de pagos por varias agencias financieras internacionales, al retrasarse en el pago de los vencimientos de varios de sus bonos. La empresa está además afectada por las sanciones impuestas por Estados Unidos, que restringen su financiación. La Administración de Donald Trump impuso en agosto sanciones financieras contra el Gobierno venezolano y PDVSA, con las que prohibía a empresas estadounidenses negociar con deuda nueva emitida por el Estado venezolano y su petrolera estatal.

 

La producción petrolera de Venezuela cayó a lo largo del 2017, casi un – 13%, de acuerdo con datos divulgados por la OPEP, lo que agrava la crisis económica y aumenta las posibilidades de un colapso financiero del país. Venezuela produjo en promedio 2,07 millones bpd el pasado año, frente a los 2,37 millones bpd de 2016, lo que representó la pérdida de casi 300.000 bpd. El descenso fue el más grande entre los 13 países miembros de la OPEP comprometidos con un recorte de bombeo que recientemente se extendió hasta fines de 2018.

 

A diferencia de los recortes voluntarios de productores como Arabia Saudita y Rusia, que buscan sustentar mayores precios, Venezuela ha sido incapaz de detener una caída de producción que acumula 6 años seguidos. Para Francisco Monaldi, de la Universidad Rice, con una amplia experiencia en gestión de la industria petrolera: “La caída supone uno de los peores colapsos de producción en la historia. Ocurrió sin que hubiera una invasión como en Irak, la ruptura de un país como en la Unión Soviética, o una guerra civil como en Libia.”

 

La mezcla de retraso en los pagos, falta de inversión, sanciones financiera de EEUU y pérdida de talentos que abandonan el país, está resultando letal para la industria petrolera venezolana, en otro tiempo referente mundial y un país con las mayores reservas de crudo del mundo.

 

 

Las compras de petróleo de PDVSA -que usualmente usa para refinar y mezclar su crudo pesado para los mercados de exportación- disminuyeron a casi 0 durante el segundo semestre del año 2017, ya que PDVSA usó la mayor parte de su efectivo para pagar a tenedores de bonos y evitar un incumplimiento de deuda. La falta de dólares de PDVSA, con escaso efectivo disponible, según documentos obtenidos por Reuters, está obligando a la empresa a entregar una porción creciente de su crudo y derivados para obtener los barriles que necesita su red de refinación. Por ello, reanudó la importación de crudo para su refinería Isla de 335.000 barriles por día desde Curazao después de 7 meses de pausa, buscando con ello revertir su baja producción de combustibles. La crisis es de tal magnitud que PDVSA necesita cada vez más crudo foráneo ante una crónica falta de inversión que ha reducido su propia producción, dejando menos volúmenes disponibles para refinar y mezclar. Los problemas de refinación, causados por interrupciones y falta de petróleo para mantener ciertas unidades en funcionamiento continuo, están provocando a su vez una escasez intermitente de combustible en el país del petróleo.

 


0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar