15 de Noviembre de 2019| Última actualización 08:52 GMT

OMI: Preparando el océano para el Código Polar

LRM - Editor | 21 Octubre del 2016
Ship_emission

Autor imagen: OMI

El Código Internacional para los buques que operen en aguas polares –conocido como Código Polar–, entrará en vigencia en enero de 2017 y se aplica a los buques que naveguen en aguas árticas y antárticas como el objetivo de proteger esas zonas.

 

El nuevo código abarca los distintos requisitos y recomendaciones ambientales relacionados con el petróleo, aguas residuales, basura, productos químicos y especies invasoras que establecen el funcionamiento seguro del buque y  la protección del medio ambiente, explicó la Organización Marítima Internacional (OMI).

 

Según indicó la OMI, el Código Polar como las enmiendas correspondientes al Convenio internacional para la seguridad de la vida humana en el mar (SOLAS) y las enmiendas correspondientes al convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques fue modificado por el Protocolo de 1978 y por el Protocolo de 1997, a fin de conferir carácter obligatorio a los mismos.

 

Cabe recordar que el Código Polar y las enmiendas al SOLAS se adoptaron en el 94º período de sesiones del Comité de seguridad marítima (MSC), en noviembre de 2014, mientras que las enmiendas al MARPOL se adoptaron en el 68ª período de sesiones del Comité de protección del medio marino (MEPC), en mayo de 2015.

 

LEE: OMI aprueba la adopción del código IGF, que entrará en vigor el 1 de enero de 2017

 

Un documental que se proyectó en el Parlamento Europeo –Sea Blind-The Price of Shipping our Stuff– analizó el impacto del aumento estimado de tráfico en la ruta del Mar del Norte o el Océano Ártico.

 

Para el secretario general de la Asociación Europea de Armadores (ECSA por sus siglas en inglés), Patrick Verhoeven, no es realista creer que el Ártico será inmediatamente accesible luego del deshielo.

 

“En primer lugar, no es cierto que habrá un océano Ártico sin hielo durante todo el año, ya que el hielo del mar siempre volverá a formarse durante la estación invernal generando importantes diferencias en una misma región”, advirtió Verhoeven.

 

Asimismo, el funcionario de la ECSA destacó que existen muchos otros desafíos que deberán enfrentar los propietarios de buques, como la oscuridad polar, la falta de información confiable, la escasez de infraestructura crítica y sistemas de control de la navegación y la baja capacidad de búsqueda y rescate en el área.

 

No obstante, se espera que el tráfico polar crezca en volumen en los próximos años, evidenciando las correctas medidas de precaución tomadas para garantizar la seguridad de la vida en el mar y la sostenibilidad del entorno.

 

El Código Polar de la OMI se convertirá en la regulación obligatoria y uniforme que garantizará la igualdad de condiciones, además, aumentará el nivel de confianza en la seguridad y el rendimiento del medioambiente para el transporte marítimo, estimó el funcionario.

 

LEE: OMI adopta código obligatorio para los buques que naveguen aguas polares

 

¿Qué supone el Código Polar para la seguridad de los buques?

 

El Código Polar supone una gran cantidad de cuestiones relacionadas con la navegación en las aguas que rodean a los dos polos, por ejemplo, se requerirá que los buques que tienen la intención de operar en las aguas definidas de la Antártida y el Ártico soliciten un certificado que clasificará a cada embarcación en una categoría particular según su capacidad de navegación en hielo.

 

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar