27 de Julio de 2021| Última actualización 15:59 GMT

¿Qué pasa con el oro?

Marco Trade News | 02 Mayo del 2018
Oro

Autor imagen: Foto cortesía

Mientras  crece el interés de los inversores por el oro físico y algunos países compran lingotes y los sacan de EEUU, su precio bajó ayer a su menor nivel en seis semanas.

En algunos centros financieros del mundo se percibe un creciente interés de los inversores por hacerse del oro físico. Sharps Pixley, una tienda de oro de Londres ha aumentado un 253% las ventas físicas de oro, en comparación con el mismo período del año pasado.

Sharps Pixley's London Gold Centre es una empresa londinense, con el primer showroom de su clase, que es pionera en posibilitar de forma sencilla y accesible la compra de oro físico y otros metales preciosos a todo tipo de compradores. Como en cualquier otra tienda, sólo hay que entrar y desembolsar dinero en efectivo a cambio de oro físico. Con este esquema, la compañía ha creado un esquema de venta que ha aumentado un 253% si lo comparamos con el mismo período del 2016.

El volumen de venta registrado en su sala de exhibición en St. James’s Street, ha pasado de los $ 3.6 millones a más de $ 12.7 millones contabilizados en el pasado mes de marzo. Para su CEO, Ross Norman, “el oro tiene un récord como conservador de riqueza a largo plazo durante más de 4.000 años y sobre todo, durante períodos de agitación”. En este sentido, cree que el aumento de las ventas está relacionado con las tensiones mundiales, que crean incertidumbre en los mercados financieros.

El perfil de los clientes es variado dice Norman, aunque, “el mes pasado, la mayoría de los clientes eran de ámbito familiar e inversores adinerados (…) Tenemos compradores de £ 5.000 en oro pagados en ventanilla y también usuarios que miran la posibilidad de poder realizar compras por valor de £ 750.000”. En cualquier caso, el mayor incremento se ha reflejado entre los clientes y empresarios más jóvenes.

La amenaza de una escalada en el conflicto de Siria o la disputa comercial entre Pekín y Washington son factores que afectan la confianza en el mercado de valores y los inversores miran al oro como alternativa, porque tradicionalmente ha sido considerado como un activo seguro para los inversores en tiempos de volatilidad. Como explica Keith Neumeyer, presidente de First Mining Gold: “No importa si entramos en una era inflacionaria o deflacionaria, al oro le da igual. Vale la pena invertir en él en cualquier caso”.

Lo sorprendente es que a ese fenómeno, se suma el hecho de muchos países que están aumentando activamente sus reservas de oro. El Bundesbank alemán continúa retirando su oro de Estados Unidos. El programa de repatriación parcial de las reservas de oro, almacenada en la Reserva Federal desde el final de la Segunda Guerra Mundial se lanzó en Berlín en 2012 y desde entonces, Alemania 'repatrió' 300 toneladas de lingotes de oro, que ahora están depositados en las arcas del Bundesbank, en Fráncfort. Los Países Bajos, por su parte, también repatriaron unas 100 toneladas de oro de EEUU.

Los analistas afirman que la salida de oro de la FED, que comenzó en 2014, se mantiene de forma casi ininterrumpida. Las razones son obvias: el crecimiento de las tasas del sistema de la Reserva Federal, la presión sobre el euro y otras monedas por parte de EEUU y el aumento de los riesgos geopolíticos, hacen que el mundo busque reducir su dependencia del dólar.

Turquía también está comprando activamente oro en el mercado mundial. Según el Consejo Mundial del Oro, el año pasado el Banco Central de Turquía compró 187 tn y se convirtió en el segundo mayor comprador soberano del mundo después de Rusia. Como otros países, parte de su oro (28,7 tn) estaban depositada en la Reserva Federal de EEUU. Parte fue repatriada y el resto colocado en Banco de Pagos Internacionales en Suiza y en el Banco Central de Inglaterra.

Ante las sanciones económicas, Rusia se lo ha planteado como una política estratégica. Ya el 18% de las reservas de Rusia son en oro y, solo en enero pasado, compró 19 toneladas, que se añaden a las 1.838 tn. que su banco central atesoraba hasta entonces, equivalentes a 80.000 millones de dólares.

Cabe preguntarse qué factores están produciendo esos movimientos del gobierno de Putin. Las reservas internacionales de Rusia, a febrero pasado, alcanzaban los u$s 454.000 millones, con el objetivo del banco central ruso de alcanzar los u$s 500.000 millones. Pero en esa consolidación, lo que ha cambiado es la composición de las reservas, que en la última década multiplicó la cantidad de oro por cuatro.

El país con mayores reservas de oro es EEUU (8.000 tn), seguido por Alemania (3.000 tn) e Italia y Francia (2.500 tn cada uno). Para analistas rusos, los motivos de incrementar las reservas de oro son claros: “No existe otra alternativa alguna a él. Acumularlo es sinónimo de defenderse contra los riesgos que entrañan las divisas y tener un seguro contra las sanciones”.

Por otra parte, el oro funciona como un amortiguador de riesgos. El sistema financiero internacional está estructura de manera tal que el dólar representa el 70% de los pagos mundiales. Si alguna divisa planteara problemas de deuda a largo plazo, la apuesta a bonos del Tesoro estadounidense podría implicar riesgos. En ese escenario, es que el oro funciona como refugio. La opción de Rusia es mantener una inversión moderada en valores del T-bons (actualmente unos u$s 100.000 millones de deuda estadounidense) mientras la estrategia china ha sido colocarse en situación de ser el mayor acreedor de EEUU: un billón de dólares!!.

El Banco Nacional de Hungría también retiró sus reservas de oro del Reino Unido, con la finalidad de reducir riesgos y aunque el volumen era escaso, resulta una señal más de que algo está sucediendo.

Para los expertos, los factores de incidencia son varios: el enorme endeudamiento de EEUU, primer deudor mundial; la visible reducción de la participación de EEUU en la economía global; los peligros de un proceso inflacionario; la enorme emisión monetaria y el endeudamiento creciente de muchos países y las tensiones generadas por la administración Trump sobre una posible “guerra comercial”.

Hace un par de semanas, la propia Directora del FMI ha insistido primero en Shanghai y luego en Washington, de los peligros y turbulencias que se avizoran en el horizonte, si no se rectifica el rumbo.

Además, la dependencia del dólar tiene visibles desventajas, para países como Rusia y China, y ello explicaría la creciente tendencia mundial a utilizar el oro en vez del dólar, para realizar transacciones internacionales. De hecho China anunció  que sus futuros contratos de compra de petróleo serán en yuanes, con la opción de convertirlos en oro. 

Pese a que  el mercado del oro bajó ayer su precio al menor nivel en seis semanas, expertos como el director ejecutivo de First Majestic Silver y First Mining Gold, Keith Neumeyer, cree que esos movimientos responden a los carteles que manipulan los precios de los metales preciosos, haciendo grandes diferencias, y que los precios de oro seguirán aumentando, al punto de estimar que, para finales de año, podría afrontar un aumento muy rápido.

Fuente: OroyFinanzas.com – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar