06 de Diciembre de 2019| Última actualización 03:09 GMT

¿Quién quiere qué para Latinoamérica?

Benjamin Creutzfeldt | 26 Marzo del 2015

Gong Bencai es un reconocido fotógrafo y orgulloso autor de un voluminoso libro sobre el patrimonio cultural del Perú, sus paisajes y fauna silvestre, publicado en chino y español. Ha vivido en Lima por más de cinco años y le gusta bastante. Tiene amigos influyentes y con frecuencia lleva a empresarios chinos de visita a Machu Picchu. Las palabras de bienvenida en la página web de su empresa son “salud, seguridad, y el medio ambiente”. Está sorprendido que no todos los peruanos quieran tener el mismo tipo de progreso socio-económico que el visiona: hace muchos años, su compañía tuvo que enfrentar comunidades indígenas que vivían en aislamiento voluntario, pero decidió reconsiderar el proyecto para respetar la reserva. El Sr. Gong también es el director ejecutivo de SAPET, la sucursal peruana de la Corporación Nacional China de Petróleo (CNPC por sus siglas en inglés), la cual llegó al Perú en los noventas y recientemente adquirió lotes de petróleo  y se planean invertir alrededor de US$10 mil millones  en el país durante los próximos años.  Él se considera un amigo del Perú y urge  a sus compañeros, sean directores o gerentes chinos, a seguir su ejemplo. CNPC es una empresa transnacional del gobierno chino pero que opera de acuerdo a sus propias reglas y estrategias. Mientras federaciones indígenas locales y ONGs ambientales respaldan los ajustes hechos por los chinos, el gobierno peruano opone tal concesión a los grupos locales.

 

Alan García, dos veces electo presidente del Perú en 1985-1990 y 2006-2011, es un candidato seguro de si mismo para las elecciones en el 2016. Cuando se le preguntó sobre las dificultades que los chinos u otros inversionistas extranjeros afrontan en su país, sonrió y comentó: “esperen hasta mi próximo mandato”. El confía en que los procesos democráticos pueden ser manejados, y su libro, Confucio y la globalización habla sobre su entusiasta y oportunista idea sobre los ideales políticos chinos, incluyendo sus valores sociales, su visión anti hegemónica hacia las relaciones internacionales y su exitosa historia como autoridad autocrática estable. Recientemente traducida al chino y presentada con una gran audiencia de fanáticos en Pekín que incluyó al presidente chino Xi Jinping, este libro es único en su trabajo de representar los conocimientos de un líder político de occidente sobre la visión global de China.

 

Lo que estas dos historias ilustran es que la idea común de China explotando tierras extranjeras a todo precio e imponiéndose a Latinoamérica no es cierta, y que por todo lo contrario, la realidad es al revés. China es comúnmente representada como un dragón y las implicancias de esta metáfora encajan más de lo que uno puede pensar: mientras que el dragón, según leyendas europeas, es una criatura feroz que amenaza la tranquilidad de pueblos medievales y hace un llamado para que héroes con armaduras luchen contra ellos, el dragón de mito chino es una criatura benévola y juguetona, con grandes poderes pero conforme con la compañía de otros dragones y de ninguna manera sedientos de sangre.

 

A medida que crece la huella de China en todas las regiones del mundo y en todas las esferas de la actividad humana, también crece el debate sobre cuál será su impacto real en el curso del siglo XXI. Opiniones varían desde predicciones bulliciosas que pronto alcanzará la "condición de superpotencia" o "gobernante del mundo" en detrimento de otros, hacia un análisis más sensato que predice que será "una potencia parcial" en el mejor de los casos – dependiendo de la idea personal de uno sobre el dragón. China es, sin lugar a dudas, un protagonista importante en el escenario global que cada vez tiene más influencia en las ideas e instituciones de todo el mundo. Conforme va madurando hacia este rol, su identidad y sus acciones son formadas por su propia historia y aspiraciones: su historia como un pueblo humillado después de mediados del siglo IXX, el temor de perder el control sobre su territorio soberano y una necesidad de recuperar influencia.

 

La política exterior de China esta guiada desde sus raíces por los cinco principios de coexistencia pacífica: respeto mutuo por integridad territorial y soberanía, no agresión, no interferencia en asuntos externos ajenos, igualdad y beneficio mutuo y coexistencia pacífica. Estos principios y objetivos son atenuados por necesidades domésticas y estos deben ser considerados para poder entender el enfoque de China hacia el resto del mundo. El país y mando de partido único es cuestionado internamente por degradación ambiental, corrupción sistemática y creciente desigualdad social - a menudo denominado peyorativamente como Latinoamericanización – y extremamente por tensiones regionales y disputas. El crecimiento sostenido es una condición indispensable para la estabilidad social y política, y para ello se requiere de desarrollo científico e industrial, consumo interno junto con exportaciones de valor agregado, control de la inflación y los tipos de cambio, y el suministro constante de materias primas para la producción y el consumo. Esto ha sido reiterado por el liderazgo chino en ocasiones múltiples y Latinoamérica está jugando un rol cada vez más importante en la misión de China de diversificar sus mercados y fuentes de recursos.

 

Los políticos chinos tienen una visión global muy particular: Hu Jintao habló sobre un mundo harmonioso y el sueño chino de Xi Jinping es también un poco nebuloso. Empresarios chinos como el Sr. Gong llevan su idea de harmonía al mundo, aún así cuando a veces lideres regionales convierten ese sueño en una meta personal. El tema primordial es que las principales potencias occidentales, especialmente los Estados Unidos, no se sienten cómodas con una periferia emergente cuestionando las reglas existentes y ven solamente las garras y el  aliento de fuego del dragón, pero no ven sus alas.

 


Benjamin Creutzfeldt es sinólogo y Profesor Asociado de Estudios de China Contemporánea del Colegio de Educación Superior de Administración en Bogotá, Colombia. benjamin@creutzfeldt.net Publicado en sinolatamforum.com

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar