18 de Noviembre de 2019| Última actualización 06:02 GMT

Retaliaciones de Rusia a las importaciones de alimentos de Occidente: oportunidades para las exportaciones ecuatorianas

Dario Cervantes Padilla | 11 Septiembre del 2014

Después de la aplicación de retaliaciones rusas a la importación de productos alimenticios de países occidentales, siguiendo las sanciones económicas por la serie de desacuerdos sobre el conflicto de Ucrania, los países latinoamericanos podrían surgir como los grandes beneficiados de este contexto geopolítico, de hecho algunos ya han tomado la iniciativa para candidatizar sus productos agrícolas, marinos y agroindustriales a Moscú.

Entre otros, Ecuador podría aprovechar esta gran "oportunidad", según lo manifestado por autoridades gubernamentales, quienes presentarán listas específicas de productos para ofertar a Rusia, en la que se incluyen productos del mar. Pero, de acuerdo a representantes privados de diferentes sectores de la producción, esta tesis parece ser demasiado optimista. Analicemos el por qué, partiendo del mismo contexto ruso de importaciones.

Según datos de la Unión Europea, sus exportaciones de alimentos a Rusia fueron de 15.8 billones de dólares en 2013, un 10% del total de la producción agrícola de la Unión. Igualmente, la UE exportó a Rusia 1.6 billones de dólares en derivados porcinos y 1.3 billones de queso y lácteos. También, Estados Unidos exportó 1.3 billones de dólares en alimentos a Rusia. En este panorama, Moscú tiene una fuerte dependencia de importaciones de productos alimenticios que lo define como el quinto país importador de alimentos a nivel global.  

Concretamente, Rusia ha dejado de importar productos cárnicos, bovinos, ovinos, icteológicos, lácteos, frutas y verduras, desde los países occidentales. Para llenar este vacío, Moscú ha intensificado su diplomacia con varios gobiernos latinoamiricanos especialmente con los de mayor simpatía, con el fin de profundizar los vínculos comerciales, y definir rápidamente listas de productos agrícolas, agroindustriales y agropecuarios.

Uno de los “beneficiados” sería Ecuador, que mantiene excelentes relaciones comerciales con Rusia, pues, es uno de los pocos países con el que mantiene un superávit de exportaciones. Por ejemplo, en los primeros 4 meses el valor de las exportaciones fue de unos 387 millones de dólares, lo que significa un 18% más que en el mismo período del año pasado. Los productos que Ecuador exporta tradicionalmente a Rusia son: Banano, extracto de café y camarones congelados.  Entre los productos importantes, el banano está a la cabeza de exportaciones a Rusia, con un incremento anual de un 17% entre 2012 y 2013.

Aparentemente, este contexto geopolítico crispante de va y ven, sanciones y retaliaciones entre Rusia, y Estados Unidos/UE, resultaría propicia a oportunidades para las exportaciones ecuatorianas, sin embargo, Eduardo Ledesma, de la Asociación de Exportadores de Banano de Ecuador, consideró que el mercado ruso ya esta totalmente cubierto, "exportamos todo lo que producimos, no podemos crecer más porque no tenemos más producción". Igual situación es la del camarón congelado.

Además, existen algunas consideraciones a observar, por ejemplo, el banano en Rusia baja de precio en primavera y verano ya que el consumidor ruso se inclina más por otras frutas. Los crustáceos, si bien aumentó su exportación, el mercado ruso no resulta del todo atractivo para Ecuador, como el europeo y norteamericano que son sus mercados tradicionales. Es decir no todo lo que se exporta va a aumentar por diferentes causas.

También existe otro tipo de complicaciones a tomar en cuenta al momento de negociar con Rusia: la burocracia, la distancia y la infraestructura. Según varios exportadores ecuatorianos, Rusia maneja términos de pago muy complejos. De su parte los exportadores de frutas también miran con recelo las exportaciones a Rusia por la distancia, razón por la que las frutas tropicales ecuatorianas se exportan únicamente como pulpa y pasta. Hay otros productos como el mango fresco que perece rápido, y no resiste a un viaje mayor de 20 días. según Bernardo Malo, Presidente de la fundación Mango Ecuador. En cuanto a la infraestructura, las exportaciones de puré y pasta de frutas a Rusia no pueden aumentar ya que expandir ese tipo de exportación, Rusia tendría que mejorar sus infraestructuras portuarias, ya que la cantidad de buques que ingresa es limitada, por el calado del puerto; y la opción aérea es demasiado costosa.

La única ventaja clara parece ser la que tendría el sector de lácteos en el mercado. Según la Asociación de Ganaderos de la Provincia de Guayas, la calidad de la leche ecuatoriana es muy competitiva en Rusia.

Finalmente, consideremos el hecho que el 30% de exportaciones no petroleras de Ecuador se destinan más bién a países de la unión europea, en el 2013 las exportaciones alcanzaron 6.000 millones de dólares, y de enero a mayo del 2014, el valor de las exportaciones fue de más de 1.200 millones de dólares, lo que significa un crecimiento del 6,7% respecto del mismo período en 2013. En la práctica, la Unión Europea es la región más atractiva para las exportaciones ecuatorianas no petroleras; y más bien, la situación de exportaciones ecuatorianas respecto de paises de Europa del Este y Rusia se ha deprimido en lo que va del 2014.

Para concluir, no sólo existen problemas de producción, de distancia, burocráticos o de infraestructura para las exportaciones ecuatorianas con destino a Rusia, sino que este país no resulta atractivo comparado con la dependencia ecuatoriana de exportaciones de productos alimenticios a países de la Unión Europea, y eso no va a cambiar. De acuerdo a estas consideraciones, las “oportunidades” que ofrece el contexto ruso estarán muy concentradas en uno que otro sector, por lo que el “optimismo” de cara a la realidad del contexto, parece ser más bien bastante mitigado.

 


Dario Cervantes Padilla. Especialista en economía del desarrollo; derecho internacional de comercio; cooperación internacional, pilotaje y evaluación de políticas públicas. Relación académica con la Universidad Central de Ecuador y el Instituto de Altos Estudios Internacionales y de Desarrollo (IHEID) de Ginebra-Suiza.

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar