06 de Diciembre de 2019| Última actualización 10:23 GMT

Viñales y Trinidad: De cómo el sector privado compite con los hoteles estatales en Cuba

Emilio Morales | 12 Marzo del 2015

Las reformas emprendidas por el gobierno de Raúl Castro no han liberado las fuerzas productivas y siguen atadas a la vetusta filosofía estatal de centralización y control de la economía.

 

Sin embargo, es notable que los cubanos incorporados al sector privado han mostrado un tremendo espíritu de emprendimiento, a pesar de las limitaciones de las reformas  y las dificultades materiales para poder sostener sus negocios. Lo asombroso y estimulante es ver cómo cientos de estos negocios no solo han logrado ser exitosos, sino que han conseguido establecerse y lidiar satisfactoriamente con sus competidores estatales, e incluso desplazarlos del mercado.

 

El arrendamiento privado es un ejemplo probado de la capacidad creativa de los emprendedores cubanos.

 

La modalidad de arrendamiento constituye uno de los ejemplos más notables del empuje del sector privado en la desigual competencia contra las empresas del Estado en varios de los polos turísticos del país.

 

Para mostrar estos resultados tomemos los ejemplos de Trinidad y Viñales; en ambos lugares la capacidad de hospedaje del sector privado supera la del estatal.

 

Evolución del trabajo por cuenta propia en Cuba (1993-2014)

 

SECTOR PRIVADO

ESTADO

 

Casas

Habitaciones

Camas

Precio promedio

Hoteles

Habitaciones

Camas

Precio Promedio

Viñales

712

1,637

3,274

$25.00

3

194

388

$82.50

Trinidad

723

1,880

3,760

$30.00

7

869

1738

$118.70

Total

1,435

3,517

7,034

$27.50

10

1063

2126

$100.60

 

Actualmente, en ambos polos turísticos la capacidad de hospedaje del sector privado es de 3,517 habitaciones (76.8%) disponibles para la renta a un precio promedio por noche de $27.50 pesos convertibles (CUC), mientas que los hoteles controlados por empresas estatales tienen una capacidad de 1,063 habitaciones (23.2%), a un precio promedio de $82.50 CUC.

 

La diferencia es significativa. El sector privado supera en 2,545 habitaciones al sector estatal en ambos polos turísticos, a pesar de tener sus hoteles localizados en zonas más favorables, como en la playa, en el caso de Trinidad, y con vista al valle, en el caso de Viñales. La diferencia de precio también es sobresaliente: los particulares ofrecen un precio por habitación mucho más barato que los hoteles del Estado, con una diferencia de $73.10 CUC, por habitación: $27.50 CUC por noche los particulares por $100.60 los estatales.

 

Sin embargo, los hoteles manejados por las empresas estatales tienen a su disposición una sofisticada estructura  logística para traer turistas, mucho mejor y más ventajosa que el sector privado. Decenas de agencias de viajes manejan el inventario de habitaciones de los hoteles, disponen de agencias de transporte para trasladar a los turistas y son beneficiados con la gestión de turoperadores de Europa, América del Sur, Canadá, Centroamérica y el Caribe.

 

En cambio, el sector privado avanza gracias a la calidad del servicio y los bajos precios, lo cual denota una competencia interesante y transformadora de la sociedad, al punto que un pueblo agricultor como Viñales se ha convertido en un enclave netamente turístico. Muchos de sus pobladores han declinado trabajar en el campo para incursionar en los servicios de asistencia a los turistas, labor mucho más rentable. Para ello, han incursionado en el comercio electrónico a pesar de las limitaciones de acceso a Internet. El 95% de las personas que arriendan casas en ambos polos turísticos tienen una cuenta de correo electrónico (la mayoría de Yahoo y de Gmail) para comunicarse con sus clientes.

 

Caso Viñales

 

En el caso del polo turístico de Viñales,  la capacidad de hospedaje del sector privado es de 1,637 habitaciones (89.4%), superando en casi nueve veces la del Estado, que es de  solo 194 habitaciones.

 

El crecimiento del sector privado en Viñales es tan fuerte que el Ministerio del Turismo ha autorizado a cerca de 200 arrendatariospara que contratos con las agencias Cubatur, Havanatur y Cubanacán para cubrir la demanda de hospedaje que éstas manejan y no pueden satisfacerse con los hoteles que administra el Estado. Es la primera vez que una decisión similar ocurre en más de medio siglo en el ámbito turístico cubano.

 

El análisis de las operaciones del polo turístico de Viñales por concepto de hospedaje indica que el sector privado factura un aproximado anual de unos 9.5 millones de CUC (76.3%), que superan los $2.98 millones de CUC (23.7%) del Estado. Las cifras corroboran la apreciación de que muchos agricultores se han convertido en gestores turísticos.

 

Facturación por concepto de hospedaje en el polo turístico de Viñales en 2013

 

Habitaciones

Tasa de

Ocupación

Precio

Promedio (CUC)

Facturación Anual (CUC)

Sector privado

1,637

0.584

$27.5

$9,595,930.30

Estado

194

0.491

$82.5

$2,985,172.58

 

Para elaborar el cálculo se tomó en cuenta el precio promedio por habitación de los hoteles que administra el Estado y las casas particulares, controiladas por los arrendatarios privados. También se valoraron las estadísticas publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información de Cuba (ONEI) en cuanto a la tasa de ocupación anual en los hoteles de 3 y 2 estrellas y para los arrendatarios privados en el 2013. En el caso de Viñales los tres hoteles que operan en el polo son de dos y tres estrellas.

 

Caso Trinidad

 

Con el polo turístico de Trinidad ocurre algo similar. El sector privado supera al sector estatal con una capacidad de hospedaje dos veces mayor. Los arrendatarios privados cuentan con 1,880 habitaciones (68.4%), mientras que  los hotelesofrecen solo 869 (31.6%).

 

Trinidad es uno de los destinos turísticos más buscados por los turistas extranjeros en la isla. Su arquitectura colonial y esa combinación natural de cercanía al mar y a las montañas la convierten en un destino único. El polo cuenta con siete hoteles que promedian un precio anual por habitación de $118.71 dólares, mientras que las 723 casas registradas oficialmente con licencia para rentar manejan un precio promedio de $30 por habitación. La diferencia de precios es notable: el sector estatal maneja carga a sus servicios $88.70 CUC más que los arrendatarios privados.

 

El análisis de las cifras arroja que el territorio trinitario factura anualmente unos $33.7 millones de CUC, de los cuales $21.7 millones (64.3%) corresponden a los hoteles y $12 millones (35.7%) a los arrendatarios privados.

 

Facturación por hospedaje en el oolo turístico de Trinidad en 2013.

Trinidad

Habitaciones

Tasa de

Ocupación

Precio

Promedio (CUC)

Facturación

Anual (CUC)

Sector privado

1,880

0.584

$30.0

$12,022,224.00

Estado

869

0.576

$118.7

$21,686,319.07

 

En Trinidad los hoteles administrados por el Estado tienen una facturación superior a los arrendatarios particulares, aun con una menor cantidad de habitaciones. Esto se debe al factor precio, pues el costo promedio por habitación hotelera es de $118.7 CUC. A diferencia del polo turístico de Viñales, los hoteles de Trinidad tienen una mejor categoría, lo que explica el precio más elevado de sus habitaciones y una facturación más elevada.

 

No obstante, el control del  68.4% de la capacidad habitacional del polo y el 35.7% de la facturación del hospedaje por parte del sector privado, es una señal que el emprendimiento y la creatividad de los cubanos se impone como fuerza de desarrollo, aunbque deba encarar dificultades logísticas y limitaciones de expansión para competir contra las instalaciones el Estado.

 

Retos del sector privado

 

El desarrollo del sector privado en Cuba enfrenta múltiples desafíos a corto y mediano plazos.

 

Un equipo de expertos de The Havana Consulting Group realizó una investigación exploratoria en el terreno, con el objetivo de conocer los principales problemas y dificultades que tienen las personas en el sector privado en la isla. Algunas de las dificultades detectadas no son solo del sector cuentapropista, pero tienen una alta incidencia en su desempeño y posible crecimiento.

 

Las cifras oficiales más actualizadas sitúan en 483,396 personas incorporadas al cuentapropismo a comienzos del 2015, el 11% de ellas dedicadas a la elaboración y venta de alimentos. El resto de los sectores con mayor gestión privada son  el transporte de carga y pasajeros (10%), y el arrendamiento de viviendas, habitaciones y espacios (6%).

 

Entre los problemas más sobresalientes figuran:

  • Aspectos asociados al marco legal. Posibilidades de contratación por parte de empresas extranjeras, mixtas y estatales. Limitaciones en cuanto a tipos de actividades permitidas.

  • Débil existencia del comercio minorista para la mayoría de las actividades

  • Ausencia de la figura del importador y de la actividad de importación en general, especialmente, de materias primas, materiales, e insumos necesarios para el funcionamiento de los negocios.

  • Limitaciones en el uso del crédito existente por los distintos actores. Ausencia de una amplia difusión sobre el tema entre los interesados actuales y potenciales.

  • Ausencia de un mercado mayorista.

  • Limitaciones en la comunicación promocional y la gestión de marcas y nombres comerciales debido, entre otros factores, a la limitación de medios y soportes comunicativos existentes.

  • Limitada existencia de entidades facilitadoras como asesores y consultores de marketing, agencias de información y estudios de mercado.

  • Poco empleo de herramientas y técnicas de marketing.

  • Inexistencia de instituciones estatales que apoyen y orienten el desarrollo de la actividad cuentapropista.

  • Inexistencia de un vínculo de la Cámara de Comercio con el sector privado.

  • Prejuicios existentes por parte de todos los actores, y la poca difusión sobre experiencias positivas.

  • Aspectos culturales y éticos sobre el emprendimiento, problemas asociados a la devaluación de la ética comercial, y de valores relacionados con la satisfacción de los consumidores y la protección al consumidor.

  • Focalización desmedida en la ganancia y el engaño.

 


Emilio Morales. Economista cubano. Ex jefe de planeación estratégica de mercadotecnia en la corporación CIMEX y autor de los libros

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar